¿Qué diferencia a un fotógrafo profesional de un fotógrafo aficionado?

27 de octubre, 2019 - General - Comentarios -

Si lleva tomando fotos durante un tiempo, esta pregunta sin duda se le pasará por la cabeza en algún momento: "¿Soy un fotógrafo profesional o un fotógrafo aficionado?" La idea de lo que separa a un aficionado de un profesional provoca muchos debates, y hay muchas formas de verlo

Fotografía de producto cámara Nikon d7000

 

Definición de fotógrafo. Aficionado Vs profesional.

Quizás la manera más directa de separar a los aficionados de los profesionales es buscar en el diccionario. Por definición, un aficionado es " una persona que practica por placer una actividad, generalmente deportiva o artística, sin recibir habitualmente dinero a cambio.".

 Libro sobre mesaFoto de Fondo creado por jcomp - www.freepik.es>

 

Por otro lado, la definición de profesional es un poco menos directa. Las fuentes definen a un profesional simplemente como "alguien que se gana la vida mediante su trabajo", o más vago aún si cabe como "una persona experta en su trabajo".

Claramente, esta escueta definición sobre lo que es un profesional es la raíz de muchos debates.

Usando las definiciones del diccionario, nos queda la idea de que si no estás realizando fotografías con fines de lucro, entonces eres considerado un aficionado, mientras que si es lo contrario, eres profesional.

 

Según el gobierno, ¿qué tipo de fotógrafo eres?

Independientemente de cómo se clasifique personalmente como fotógrafo, es más importante comprender si el gobierno lo ve como un profesional o un aficionado. Dependiendo de dónde viva y realice sus sesiones de fotos, puede haber ciertas reglas y regulaciones fiscales que debe cumplir si es un fotógrafo profesional.

Calculadora de impuestosFoto de Negocios creado por freepik - www.freepik.es>

 

Sin embargo, un aspecto positivo de ser un fotógrafo profesional ante los ojos del gobierno es la capacidad de desgravar ciertos gastos que provengan de su trabajo como fotógrafo para reducir sus obligaciones fiscales generales.

Estas licencias, tarifas e impuestos variarán según el lugar donde viva, pero es importante que investigue y se asegure de estar operando dentro de las leyes para evitar multas futuras. Le recomiendo que consulte con una gestoría profesional de impuestos para asegurarse de que esté al día con el fisco.

En pocas palabras: la mayoría de los gobiernos dicen que si está cobrando un sueldo por su trabajo de fotografía, entonces se lo considera un profesional, y con esta designación conllevan responsabilidades.

 

Como profesional, piense en usted mismo como un negocio.

Dejando a un lado las definiciones del diccionario y del gobierno, otra forma de distinguirse como profesional es presentarse con confianza como un negocio, no solo como un fotógrafo.

Piense en las pequeñas empresas que patrocinan regularmente y en todos los aspectos que las convierten en una entidad comercial respetable. Todo, desde el servicio al cliente y el marketing, hasta la contabilidad y las operaciones, son piezas vitales que deberían formar parte de su propio negocio de fotografía.

Un aspecto que es particularmente importante para separarse como fotógrafo profesional es la forma en que maneja las consultas de nuevos clientes. Establezca un proceso integral, como un formulario o una hoja de trabajo, que ayude a su cliente a presentar completa y eficientemente el alcance del trabajo que tiene en mente. También tenga sus propias hojas de tarifas, contratos y facturas configuradas y listas para ser completadas.

 

Ejemplo de flujo de trabajo:

  1. Incorpore formularios de consulta en la página de contacto de su sitio web que permita a los clientes enviar los detalles del proyecto fotográfico con anticipación para ayudarlos a precalificarlos. Además, tenga una hoja de tarifas predeterminada a la que pueda referirse fácilmente si necesita obtener un precio en el acto. Recuerde que la confianza es clave, especialmente al afirmar sus tarifas.
  2. Tenga una cotización y un contrato para cada trabajo. Según el alcance del proyecto, envíe al cliente un formulario de evaluación de fotografía propuesta y un contrato que describa los servicios que puede ofrecer e incluya detalles como los derechos de uso, las opciones de entrega y los plazos propuestos. Obtenga el contrato firmado por el cliente para confirmar el acuerdo.
  3. Una vez completado el trabajo, envíe una factura al cliente utilizando su software de contabilidad o una plantilla de factura que tenga a mano. También esté preparado para enviar cualquier documento relacionado con los impuestos si el cliente lo solicita.

Al facilitar el proceso de consulta inicial para su cliente, no solo está ganando su confianza en usted, sino que también está facilitando su propio flujo de trabajo.


¡Y por supuesto el resultado en las fotografías!

¿Cuántas veces ha sido "tu cuñao el fotógrafo" el que se ha encargado de cubrir el evento del bautizo de tu sobrina y las fotos han salido movidas, desenfocadas o con poca luz?, o ¿cuántas veces se hacen fotografías con un móvil a la casa que se quiere vender pero no se depara en los ángulos, puntos de vista, detalles, etc y la hacen mucho menos atractiva consiguiendo menos visitas y como consiguiente menos oportunidades de una temprana venta de la vivienda?

 

 
Al final, es el profesional el que tiene a sus espaldas un sin fín de horas de aprendizaje a través de cursos, experiencia y equipo, que le permite sacar a relucir ese potencial a la imagen para provocar atención y eso se acaba notando en el resultado final, en ocasiones no sabrás por qué una imagen te atrae pero tu inconsciente sí y para eso se ha encargado el profesional.
 
 
imagen de una habitación una realizada por un profesional y otra por un amateur
 
 

Entonces, ¿qué piensas?, ¿cómo definirías la diferencia entre un fotógrafo profesional y un fotógrafo aficionado